Heráclito y Parménides Dos caras de la misma moneda

[Dr. Néstor Luis Cordero]

 

Si decidí consagrar esta conferencia a Heráclito y a Parménides no fue para exponer sus respectivas filosofías –lo cual, por otra parte, sería imposible de tratar  dentro de los límites de una breve exposición oral-, sino para ofrecer, modestamente, un ejercicio de metodología. Como es sabido, en toda búsqueda, en toda investigación, no se puede avanzar a ciegas: hay que seguir un método, es decir, etimológicamente, un “camino” (mét-odo viene del griego méthhodos,”en el camino”). Y bien, ya desde la antigüedad grandes filósofos, como Platón, e incluso, ya, historiadores de la filosofía, adoptaron varios tipos de metodología, una de las cuales llevó a oponer en forma contradictoria las filosofías de Heráclito y la de Parménides.

Cuando mencioné mi intención de ofrecer un ejercicio de metodología fue para mostrar –y, si es posible, demostrar- que si se utiliza otro método, quizá se pueda llegar a concluir que los dos grandes filósofos no sólo no están opuestos, sino que representan las dos caras de la misma moneda. Evidentemente, no tengo la verdad revelada; mi punto de vista es la consecuencia de una larga frecuentación de estos personajes. Es verdad que a veces la experiencia es mala consejera. Oscar Wilde escribió que llamamos experiencia al conjunto de los errores que hemos cometido. Yo no sé si cometí errores en mis investigaciones, pero llegué a ciertas conclusiones y me permitiré exponerlas en esta conferencia.

Y bien, la conclusión principal a la que llegué es tan obvia que hasta me da vergüenza exponerla. Esta conclusión es la siguiente: para captar el pensamiento de los filósofos del pasado debemos ser esclavos del texto, breve o enorme, que ha llegado hasta nosotros. Por consiguiente, el mayor peligro a evitar es el criterio de autoridad de los comentadores, incluso antiguos, si sus interpretaciones no coinciden con los textos. Todo ello conduce al dogmatismo.

 

Seguir leyendo